TODA LA HISTORIA (exclusivas y primicias)

El Museo de las Piedras Grabadas de Ica de Javier Cabrera Darquea custodiado desde julio de 2001 por la Asociación Doctor Javier Cabrera Darquea, abierto de 10h a 14h y de 16h a 19h. El Museo nació en la Plaza de Armas de Ica siendo antes la Casa de Cultura de Ica y con consultorio de medicina de Javier Cabrera y que gracias a la colección de piedras a partir de 1966 se fué transformando en lo que es aún hoy el Museo de las Piedras Grabadas.







Cuando recibió Javier Cabrera Darquea (director de la sección de Investigaciones de la Universidad de Perú, médico del Hospital Obrero de la ciudad de Ica, mimebro del jurado del Consejo Regional, y miembro correspondiente del Colegio Int. De Cirugía, entre otros. 13.05.1924-31.12.2001) un regalo de Felix Llosa Romero (amigo y paciente del Doctor; fotografía) un 13 de mayo de 1966 y cumpliendo Cabrera 43 años: una primera piedra grabada de un pez prehistórico (fotografía), y dándose cuenta que los índios de Ocucaje vendían las piedras grabadas como souvenirs a turistas, dedicó el resto de su vida, unos 35 años hasta su fellecimiento el último de del año de 2001, a la dedicación de coleccionar, investigar, y teorizar las piedras.
la 1ra piedra actualmente la custodia Ernesto C. (hijo de Javier)
tecleando AQUÍ os enviará al archivo en pdf del libro, en mala calidad aunque leíble, también algunas notas de Javier Cabrera en el principio y final del pdf. Intentaré hacer un pdf mejor.
Fué coleccionando piedras de todo tipo de iconografías y tamaños, y suposo que era una biblioteca lítica donde tras los años en 1976 dió a la luz la 1ra edición del único libro "EL MENSAJE DE LAS PIEDRAS GRABADAS DE ICA" sobre las teorías de las piedras. Hubieron varias ediciones, en castellano, en portugués y en inglés. Tal libro no se puede encontrar en simples librerías y ya es considerado de carácter coleccionista ya que fueron pocos los publicados, no obstante circulan copias que parecen originales. Javier Cabrera iba a publicar un 2do libro y jamás dio a la luz. Él mismo dijo que tras su muerte se darían a conocer fuertes exclusivas sobre las piedras, pero sólo hubo silencio.
Mucha gente afirma que Javier recibió una información muy importante que a vistas de la ciencia sería impensable y por ello escribió el libro donde figuran importantes conclusiones y teorías, dónde la demostración es el mismo soporte en viva piedra grabada donde aparecen incluso aún hoy día imágenes con situaciones impensables: operaciones de craneo, manipulación genética, naves voladoras, mapas de otros mundos, seres extraterrestres y como bien es: un sin fín de más situaciones y aún más piedras por encontrar en el desierto de Ocucaje, ya que no todas están en el Museo.




El Museo de las Piedras, son dos salas sin comunicación alguna entre ellas, aunque esté en un mismo edificio que pertenece a la familia. Ambas salas se acceden desde la calle, desde una planta baja, en la misma Plaza de Armas de Ica (calle Bolívar nº 170). La entrada de la 1ra sala hay una mesita con su silla que pertenece a la secretaria Emma, en la siguiente sala está el despacho de Javier Cabrera, también un baño y una cámara secreta y oculta. Antes de 2010 no había ningún texto de publicidad en la fachada, ahora sí lo hay como un "pergamino" (fotografía).
 



Se tiene que salir de nuevo a la calle para entrar en la 2da fase del Museo donde es un espacio mayor con muchas estanterías y ninguna sala extra. Ambas salas están repletas de piedras, generalmente ordenadas por temáticas de distintos animales, soles, sexo, mapas, operaciones, y un sin fín (es una biblioteca lítica; biblioteca en piedra).

El Museo generalmente abría todos los días de mañana y tarde por la secretaria Emma (fotografía) tras el fallecimiento de Javier Cabrera, pero en 2009 aproximadamente Emma dejó de trabajar por cuestiones ajenas que tampoco son transcendentales para narrar aquí, pero que si aún estuviera ella, seguro que seguiría abierto.

Emma anteriormente al Museo, era una chica joven que trabajó en una tintoreríaa. Un día Javier Cabrera apareció y la invitó a trabajar en el Museo como secretaria, y así fue, ella pasó a limpio y a máquina todo el libro de Javier. Era un amor incondicional. Emma no tiene ninguna piedra en su casa, hasta Eugenia Cabrera le dijo que cogiera alguna y se negó. Emma solía cobrar una voluntad o pequeña entrada a los turistas que querían ver las salas con las piedras; ella pagaba la luz, el agua, y hasta ayudaba a otras personas. Jamás fué a Ocucaje y se impresionó tras ver desde mi cámara que habían más piedras y confirmó que eran auténticas. Con los años, su nieto Carlos aparecía bastante también en el Museo, atendiendo a curiosos, coleccionistas, amigos y turistas de las Piedras.
Como novedad y exclusiva mundial para muchos, la cámara secreta hay centenares y miles de figuras de arcilla como si se tratasen de las mismas figuras de Acámbaro de Nuevo México (podéis buscarlar "figuras de Acámbaro" en cualquier buscador de internet), pero éstas narran en tres dimensiones la hazañas de las imágenes de las Piedras Grabadas. Jamás Javier Cabrera dió a conocer las figuras y aún están en el olvido para la humanidad y la ciencia. También yacen entre sacos y oscuridad centenares de piedras enigmáticas, como por ejemplo la Crucificción y la Santa Cena; impactante.
Pronto sabremos más de ésta cámara secreta, no lo dudéis.
Habrá un estudio con el Museo de Waldemar Julsrud en Acámbaro (México) donde sus semajanzas y épocas de descubrimiento son similares y con características demasiado evidentes.

Fotografía en el Museo, con una hermana de J. Cabrera, donde detrás mío está la cámara secreta y aparecen dos orbes. Fotografía de la cámara fotográfica del Museo Cabrera.
Otro "orb" con Eugenia C. en el despacho del Museo

De las figuras de arcilla de Acámbaro como las piedras grabadas de Ica, nació una revista donde se plasmó la historia en formato cómic que podréis apreciar a continuación, podéis agrandar y leer las páginas. La revista se llama DUDA de 1980 (teclear el "DUDA" anterior).










Javier Cabrera Darquea y Paulinne Claux Ledgrand (una vez fue Reina de belleza en Ica) tubieron 8 hijos: Javier Francisco, Raúl, Augusto, Ernesto Augusto, Paulinne, Eugenia Lucianne, Rafael Gustavo y Lucianne Carmen María; la Asociación pertenece a Ernesto, la dirección del Museo a Eugenia Cabrera (Eugenia dejó un trabajo fijo en la capital del Perú y costándole su hogar y sufrimiento, dinero y familia, tras luchar en la misma situación como su padre en que estuvieran en el Museo y no dividirlas o venderlas como herencia familiar entre muchos -ya que son de la humanidad-; siempre defendió las teorías de Cabrera; han habido muchos intentos de robo, como incendiar la puerta de la entrada y robos de los candados o llaves para hacerse con las piedras). Quienes siguieron con el ritmo del Doctor fue Emma que abrió el Museo día tras día, luego Eugenia tras visitas concertadas abría, y luego hasta la fecha de hoy y que se sepa todo está pausado y en silencio. Se quiere vender toda la casa, que afecta a las dos salas del Museo y las piedras, -dicen- quieren descansar en algún otro cuarto de las afueras de Ica o incluso en la capital Lima, no respetando el testamento de Javier Cabrera ni el de la madre del mismo; por lo menos esperemos que algún día reposen en algún museo para el público. Mientras la historia tendrá un parón importante. Hay susurros que confirman que algunas piedras son vendidas a grandes coleccionistas y la densidad del Museo no es la misma de cuando estaba Javier Cabrera; también se dice que tras los terremotos muchas han quedado en sacos y por eso no están a la vista.

Por otra parte, entre piedras y figuras, también hay maderas talladas, poco conocidas pero nada menos importantes que las piedras, incluso algunas o la mayoría son antiquísimas ya que son fósiles de madera o fósiles de huesos esculpidos, también están grabadas iconografías de gliptolíticos y dinosaurios, entre otros. La penúltima pieza a la derecha de la fotografía, tal pieza la tengo en mi poder y otras dos que también las adjunto en foto.





Varios Museos tienen piedras grabadas, obvio el de Doctor Javier Cabrera Darquea. En Nazca, el Museo Antonini tiene sólo una que no está asociada a las teorías de Cabrera ni a las demás piedras. Adjuntamos la fotografía. Deberá pesar unos 60 kilos, medirá unos 80 centímetros, para que os hagáis una idea de la pieza.

El Museo Regional de Ica (no hemos encontrado una web oficial o concreta), posee una cuarentena de piedras medianas y pocas grandes que fueron donadas por los que fueron coleccionistas antes de Javier Cabrera, eran los hermanos Soldi (Carlos y Pablo), yo mismo pude comprobar tras entrevistarme con la dirección del Museo Regional (Sra. Susana Arce) como la dirección del Ministerio de Cultura en Ica (Sr. Raúl Sotil Galindo) y pagar unos 350$ por derechos y fotografiar las piezas que eran totalmente similares a las que tenía aún un hijo de Carlos Soldi que también tube la exclusividad de entrevistarme con él la 1ra vez por el tema de las piedras grabadas, (no mencionaremos el nombre ni el lugar del hijo de Carlos) él recuerda que su papá y su tío encontraban éstas piedras en Ocucaje y las coleccionaron, parte de ellas las donaron al Museo Regional de Ica que éste perdió centenares ya que recuerda que dieron toneladas de piedras, aproximadas 1500 se extraviaron, pero lo exclusivo era que él aún tenía seleccionadas de tal colección de "los Soldi" una treintena y obvio que eran agermanadas a las del Museo Regional; feliz y gratamente el descendiente de Soldi, me obsequió con una de éstas obvias auténticas piedras grabadas (fotografía). El hijo de Carlos Soldi me comenta que soy el primero en entrevistarle por el tema de las Piedras. Se adjuntan también los vídeos grabados en el Museo Regional con las piedras grabadas que algún día estarán en público, mientras estarán en almacén a espera de ampliar el Museo Regional. Como exclusiva Mundial aquí están las primeras imágenes y vídeos de piedras en un Museo Nacional del Perú:
VIDEO1      VIDEO2      VIDEO3      VIDEO4
aquí encontraréis todas las fotografías: FOTOGRAFÍAS REGIONAL

Otra exclusiva y primicia: se adjuntan todas las fotografías de las piedras que quedaron de la colección de lo Soldi (a parte de las que cedieron al Museo Regional). Teclear la imágen de las piedras en la mesa y las podréis ver todas, una a una y al detalle.


Hasta 2010 había el Museo Aeronáutico de la Nación del Perú en la capital Lima, que hacía décadas exponía 2 piedras grabadas en vitrinas conjunto a demás piezas de temática aérea. Eran dos grandes piezas, y una decena estaba en sus almacenes a espera de exponerlas, pero en tal fecha el Museo Aeronáutico cambió de instalaciones y las piedras HAN DESPARECIDO y ni el director ni el Ministerio de Cultura no me dan una respuesta de cómo pueden perderse piezas del patrimonio de la nación. Aquí ponemos las piezas de "busca y captura", si tecleáis la imagen de las 2 piedras expuestas veréis el conjunto de las piedras que estaban en almacén, todas en su totalidad.

A parte de Museos oficiales, también hay casas-museos particulares o de coleccionistas, también anónimos que he podido ver que tienen piedras aún más grandes que las del Museo Cabrera e incluso aunque sea increíble para muchos: superar en volumen también a las del Museo Cabrera. Los particulares y coleccionistas son tantos y variados que sería un sin fin publicarlos, de los más populares: como la actríz Shirley Mac Lain, la Reina Sofía de España o también la Reina de Suecia y así un sin fín, a parte de las personalidades, muchos pequeños y grandes investigadores de todos los países del Mundo fueron a visitar a Cabrera en el Museo de las Piedras y se hicieron un sin fín de publicaciones y eco de sus teorías.
Shiley Mac Lain, Reina Sofía de España, y Reina de Suecia

detalle de la piedra grabada de la Reina en el Palacio de Zarzuela, España.

Saldrán a la luz varios análisis pero el más imponente hasta la fecha es un análisis Español, se me remitió por email desde origen, tecleando la fotografía podréis ver todas las páginas de la datación del Ministerio de Ciencia y Tecnología de España, y que narran que aproximadamente con la tecnología de hoy se podrían datar de 99.000 años aproximados. ¿Unas piedras grabadas aproximadamente hace 100.000 años o más que salen dinosaurios, naves, planetas, operaciones...?

El tema de Patrimonio, el que fué INC (Instituto Nacional de Cultura) y ahora el Ministerio de Cultura, narran que son réplicas, o arte o artesanía entre otros, y tras hacer los requisitos para enviarlas al extranjero, te dan una Acta de Verificación y explican que no son patrimonio cultural. Por lo menos, una parte bonita de la historia es que estamos ayudando a familias en Ocucaje gracias a éstas piedras; las familias son las de Basilio Uchuya, las de Irma Gutiérrez Escobar de Aparcana y Pedro Huamán Porras (éstas familias dieron a Cabrera el total de piedras que hay en él); se les facilita un dinero para sus hogares o para lo que ellos crean conveniente. In situ también pude facilitar 2 ordenadores a los nietos de Basilio Uchuya.

Las fotografías que hice en el Museo Cabrera intentan recoger la mayoría de imágenes:
Podréis encontrar la web oficial del Museo tecleando la imagen o bien http://www.museodepiedrasgrabadasdeica.com.pe/



Fuí conociendo uno a uno a las familias que dieron las piedras encontradas en Ocucaje a Javier Cabrera para el Museo de las Piedra. Quién no pude conocer fué a Basilio (fallecido) pero puede conocer a sus hijos y familiares que aún también buscan piedras en el desierto.
Primero se retrata a Pedro Huaman Porras, luego a Irma Guitérrez Escobar de Aparcana sujetando un periódico de 1975 donde sale en la fotografía Basilio Uchuya y abajo ella misma de más joven, y para acabar a Luís Alfredo Uchuya Palomino (hijo de Basilio Uchuya); todas las fotografías se hicieron en sus hogares en Ocucaje.

 En la imagen superior es un cerro de Ocucaje donde encuentran ciertos tipos de piedras. Hay otros y más lugares incluso en Nazca, Palpa y en definitiva toda la región de Ica (250km de norte a sur y 150km de este a oeste es lo que abarca los desiertos, imaginaros que brutalidad de terreno aún inexplorable y para descubrir, es algo más allá que un Egipto o que México, cuando descubran todo será la maravilla número 1 del Planeta).

También intenté conocer a todos los hijos de Javier Cabrera y de los que pude me guardo una gran y bonita sensación, en la fotografía está Javier (fallecido poco tiempo después de conocerle y ser el primero en entrevistarle sobre las Piedras), Eugenia (en el Museo) y Paulinne (conocida en España; y fuí el 1ro en entrevistarla por el tema de las Piedras).


Hasta aquí una bonita descripción desdel inicio hasta la actualidad y expongo también mis experiencias y viajes, como no en definitiva MI HISTORIA.

Anteriormente a 2004 encontré quién fué mi amor en Lima, Perú. Recuerdo fuertemente que me dijo “¿y por qué no vienes?”, y en mi mente no me entraba viajar tan lejos y me propuse trabajar mucho y ahorrar. En mayo de 2004 me fui al Perú un mes y medio a visitar lo que me dejó el tiempo. Mi primer vuelo fue el de éste viaje, de Barcelona a Madrid; sobrevolé mi ciudad, Tarragona, y la fotografié muy nítidamente (hasta tengo la fotografía ampliada y enmarcada) y, me relajé tanto que nadie se lo imagina menos yo: dejando atrás toda mi vida y viviendo una de cero en un país a 10.000km distinto, con mi amor y mis ganas inconscientes y por defecto de conocer. ...Abraham en el país de las maravillas.

Las capitales son capitales todas, y nos fuimos corriendo por la Panamericana Sur con eternas retenciones, saliendo del bus tocando la calurosa arena de los desiertos de la región de Ica. Visitando Pisco y sus Islas Ballestas con pingüinos y focas marinas, viendo la Línea del Candelabro de Paracas que recuerda a las Líneas de Nazca; la famosa “Catedral” (conjunto rocoso natural en forma de Catedral) que tras el terremoto de 2007 quedó destruida.

Paré en Ica (un 13 de mayo de 2004; Javier Cabrera nació ése mismo día pero de 1924, hacía justo 80 años, como si el destino quisiera acercarme a las piedras y a la labor de Cabrera), recuerdo en la guía resaltar el “Museo de las Piedras Grabadas de Doctor Cabrera” pero en éste viaje no le di importancia alguna, es que ni lo recordaba, la lástima es que comí en la mismísima Plaza de Armas de Ica donde está el Museo de Cabrera y no sabía de su existencia hasta el regreso a España -que ya comentaré-. Nazca y sus Líneas; conocí a la señora Victoria, una íntima amiga de la quien fue la defensora de la Pampa de Nazca y sus Líneas: la alemana María Reiche; gracias a ésta mujer hoy las Líneas son conocidas y respetadas; sobrevolé las Líneas de la Pampa de Nazca, y son impresionantes, la araña quedó la más bonita fotografiada y lo más sorprendente fue el supuesto astronauta saludando a los cielos como diciendo “bienvenidos”.

Victoria, amiga íntima de Maria Reiche y teórica de las teorías de las Lineas de la Pampa de Nazca.
  
Arequipa y la zona del Yanahuara, Puno y el Titicaca (con soroche o mal de altura; sus islas e islas flotantes)… el tren de Puno a Cuzco no tiene precio, parando en La Raya a 5000 km de altura, y en Cuzco las piedras enigmáticas de 12 y ¡más ángulos!, allí es donde me tatué en mi mano derecha un tatuaje “lemniscata” (significa eterno); siguiendo la ruta hacia MachuPichu paré en Ollantaytambo, recuerdo ver allí una gran montaña con arquitecturas antiguas y querer subir, subí y jamás lo repetiría, ya que al querer bajar creí morirme, estaba todo repleto de cactus y precipicios… estoy vivo y escribiendo éstas líneas, pero por 1ra vez creí morir… el día siguiente tuve unas fiebres descomunales por desgastar toda mi energía vital en sobrevivir.  
Tenía que subir tan solo hasta donde está la sombra en la montaña, pero subimos hasta tan arriba...








otro detalle de Ollantaytamboo

Aguascalientes es el último lugar con civilización antes de MachuPichu, se nota la flora más selvática o amazónica, hojas enormes, un verdor extremo de vida hasta que los contratiempos me hicieron subir en autobús y dejar atrás el Camino Inca (lo de probar toda la comida, en mi cuerpo, no es sano). En MachuPichu, pensar que ésas piedras, esas inmensas piedras las llevaban de algún lugar remoto hasta aquí arriba era impensable, las vistas infinitas te dan ganas de coger unas alas y alzar el vuelo, el observatorio astronómico –para mi- es una de las características filosóficas más importantes del complejo ¡¿qué observarían?!...

De regreso y siguiendo rutas paré a ver un cráter en la zona entre Olltaytambo y Cuzco donde cayó hacía muy poco una piedra del espacio exterior y había un hueco de unos 25 metros.  
Andahuaylas, Ayacucho, Wari, Quínua, sus gentes, los niños, los ancianos, las cerámicas, los lugares: dieron la magia al viaje de regreso a la capital Lima y, visitando a Guillerman Kevin (y su familia), un niño apadrinado por una amiga en España, Encarna. Éste fue mi 1er viaje en mayo y junio de 2004 al Perú. Mágico.
A mi regreso del 1er viaje, mi padre, me dejó un DVD de Juan José Benítez (investigador español), en el DVD informaban sobre unas piedras grabadas en un Museo de Ica. Me propuse ver tal información sin propósito alguno y desconociendo al 100% cualquier cosa vinculada a las Piedras de Ica.
Tras ver el documental de las Piedras, me quedé impresionado, insólito, catatónico, y me puse en internet a leer y buscar información. Me quedé pálido al pensar que estuve a escasos metros de la puerta del Museo Cabrera donde comí en mayo de 2004, un 80 aniversario del nacimiento de Javier Cabrera. En futuros viajes a Perú mi dirección serían éstas enigmáticas piedras. Gracias a mi padre y mi amor, quien me pusieron en éste maravilloso camino y me acompañaron en él.
Por 2da vez, en el mismo año 2004, en noviembre, me propuse regresar al Perú. Visitando Huaraz, Caraz (donde en otro viaje estuve para celebrar un fin y bienvenida de año), la Laguna de Padrón tiene un color turquesa y una atmósfera nominada al Paraíso. El mal de altura, probar todos los alimentos, fiebres y antibióticos eran el pan de cada día en mis viajes. La distancia en el Perú se hace corta con la afluencia de transportes públicos y me dirigí a Chimbote, ciudad de la costa del Pacífico que es un puerto pesquero donde tuve que irme por las densas migrañas provocadas por el olor en el aire constante de pescado (indescriptible) y así dio lugar por fin visitar de nuevo por 2da vez Ica y sus piedras. Ica, mi penúltimo día (25.11.2004) de éste 2do viaje, fue inolvidable, como si de un destino se tratase. Vi un edificio de 2 plantas (la planta baja y la planta primera) de un color ocre típico de la zona, y de grandes puertas. Una puerta estaba media abierta invitando a pasar. ¡Recuerdo tanto todo!. Desde aún en la calle en la misma Plaza de Armas, y mi cabeza entrando por no sólo una vez, pregunté por Javier Cabrera Darquea. Emma se presentó como la secretaria de tal señor y tristemente me comentó que falleció pocos años atrás, un 31 de diciembre de 2001. Pero me invitó a pasar en ese aire misterioso repleto de miles de piedras grabadas, desde el suelo hasta el techo, desde la pared hasta los cajones. Emma explicaba las teorías de Don Javier Cabrera sobre “otra humanidad” y cuando creía que se acababa la visita tras ver el despacho, me invitó a salir del Museo y ver otra sala que estaba en el mismo edificio; allí tuve que sentarme ya que habían piedras más grandes que las de la primera sala, y cogí un taburete redondo giratorio de madera y allí con la espalda encogida me quedé sin palabras suspirando con los ojos llorosos con escalofríos intentando comprender y asimilar, como si un “golpe” de “aire frío” impactara en tu razón de ser.

Pude fotografiar muchísimas instantáneas del Museo: piedras astronómicas, de dinosaurios, cesáreas de dinosaurio, tipos distintos de dinosaurios, operaciones y medicina, trasplantes, también maderas fosilizadas esculpidas, mapas de mundos, operaciones de cerebro, matanzas, vida cotidiana, pirámides, piedras de pocos gramos hasta de toneladas, instrumentos musicales y quirúrgicos, flores, animales varios, etc… un sinfín de una supuesta biblioteca lítica de unos seres llamados “gliptolíticos”.
Sólo pude conseguir una piedra grabada, del mismísimo Museo de Cabrera. Jamás Emma a vendido ninguna y además se le a ofrecido miles de dólares y siempre se a negado.

Como sobra de explicar: me quedé tan impactado, tan sumamente flipado que éste fue mi 1er día cero en el tema de las PIEDRAS DE ICA.
El 3er viaje, no tardé mucho en volver, fue en abril de 2005. De nuevo visité a Guillermo Kevin para darle unos recados, saludos y regalos de la padrina de España. Fui al norte, a Cajamarca, lugares muy húmedos, es necesario visitar los Baños del Inca, las aguas son termales medicinales y un sin fín, hasta en las calles las cloacas salía vaho de tan caliente; hay pequeños hostales muy económicos donde tienes hasta piscina propia, recuerdo que vacié toda el agua de tal hostal para llenar la piscina de 2 x 2 metros en mi baño y todos se quedaron sin agua por mi culpa. En las calles, amables personas, una pareja buscaba entre hierbas algo, pregunté y me dijeron que buscaban cada día suerte, estaba observándoles desde unas escaleras y vinieron y me dieron la suerte: me regalaron el único trébol que encontraron y me dijeron que me daría mucha suerte (aún lo conservo). Viajé a Chiclayo, a ver al Señor de Sipán, digno de admirar como Tutankamón de Egipto, con las mismas tendencias y características del pensamiento de más allá de la vida. La ruta seguía, tocaba Pimentel con el océano Pacífico y el imán llama al imán, ya tocó Ica.
Fue un domingo, el Museo estaba cerrado y había una ventana donde pude meter la cámara y fotografiar el Museo. Me fui a Ocucaje, donde lo que más recuerdo era la calor insoportable, hasta las chanclas creía que se deshacían incluso bajo la sombra de mi paraguas para tapar el ardor del sol, visité a una familia que tienen en su casa una habitación donde guardan objetos encontrados en el desierto (cráneos alargados, momias, huesos de mamíferos prehistóricos, cerámicas bellísimas, esqueletos por ejemplo uno de una “lagartija” gigante) hasta me dijeron que sí encontraron una piedra grabada que no la expondrían hasta que no tuvieran un digno Museo en Ocucaje; ellos querían que Ocucaje fuera Patrimonio Mundial ya que saben que guardan muchos secretos aún por desvelar.

1975, Basilio justificó hacerlas para no ir a prisión
Neyre, la esposa de Basilio; tras el fallecimiento de su esposo y de J. Cabrera, intentó ir al Museo y vender las piedras que encontraban a Eugenia Cabrera, pero el Museo no las compra ya que cuando falleció Cabrera cerraron la ampliación; Neyre no puede simplemente ofrecerlas ya que dependen mucho las familias sobrevivan.
Llegamos a casa de la familia de Basilio Uchuya (Basilio fue quien dio conjunto con Irma Gutiérrez de Aparcana y Pedro Huamán Porras, todas las piedras negras grabadas de Ocucaje al Museo de Javier Cabrera), estube sobretodo con Neyre -la mujer del difunto Basilio- encontré fotografías de Juan José Benítez que éste ayudaba económicamente a Javier Cabrera y Javier ayudaba con el dinero a la familia de Basilio Uchuya, pero tras la muerte de ambas personalidades (Javier y Basilio) la ayuda a la familia de Uchuya ya no llegó más –eso explicaron-. También en el comedor había una fotografía de Basilio agarrando una piedra grabada que dijo él mismo que las hacía él para no ir a prisión y salió toda la historia publicada en el periódico Mundial de 1975, como una farsa. Aunque la familia me dijo que todas las encuentran en el desierto guste o no guste. En el comedor había tallas de madera, pequeñas y actuales para ofrecer a algún turista despistado o venderlas en alguna región de Ica como por ejemplo Nazca, y había una treintena de piedras grabadas grandes y medianas, que explicaban que desde 2001 y el fallecimiento de Cabrera, no pueden enviar más piedras al Museo por que ya no las quieren y necesitan venderlas como sea para subsistir. Me enamoré de una enorme de más de 20 kilos que no pude traerme conmigo, pero tras 3 años ya la tengo en casa, la historia es muy curiosa por que un coleccionista anónimo de Pamplona (España) el cuál conozco y que trajo miles de piedras e hicimos un día un intercambio de piedras y una de ellas me era muy familiar y casualmente por azar o destino era la que vi por primera vez en casa de Basilio Uchuya una piedra enorme y quería. Allí conocimos a la señora de Basilio y alguno de sus hijos, pude comprar tres piedras pesantes que sólo guardo una por problemas en la aduana en España y tras recuperarlas le regalé a mi padre.




De regreso de Ocucaje a Ica, pasamos al Museo Cabrera y hablamos con Emma (la secretaria) que jamás a ido a Ocucaje y le explicamos todo lo que vimos en la casa de Uchuya, y le enseñé todas las fotografías que hice y se admiró por que ella no creía que habrían más piedras y le enseñé las tres piedras que adquirí y dijo que eran auténticas sin dudarlo. En el Museo volví a fotografiar miles de piedras, como una imagen que tienen de la Reina de España que también gracias a Juan José Benítez tiene en el Palacio de la Zarzuela una piedra grabada que tras el tiempo, el Rey se hizo un esguince tras tropezar.
teclear imágen para ver el circuíto de la reina y la Piedra en el Palacio de la Zarzuela
Fotografié piedras del cosmos, de lupas y naves voladores, y de tipo nazqueñas (de las líneas de nazca). Me dejó Emma el único libro que tenía original de Javier Cabrera, ya que no se encuentran y lo fotocopié página por página y pude leerlo parcialmente en un lugar de Ica que no se puede olvidar y es obligación de visitar, la Huacachina; es un oasis pequeño con inmensas dunas de arena de desierto, subir tales dunas cuesta mucho si uno no está preparado y se pueden hacer excursiones con 4x4, surfear las arenas e infinidad de experiencias tanto místicas como aventureras; está repleto de hostales, algún pub, restaurantes y turistas, la noche estrellada y el silencio son mágicos, pude ver y no sólo con mis ojos una luz en el firmamento lejano que daba “s” y que desapareció hacia arriba.

El 4to viaje, fue en noviembre de 2005. Directo a Ica y como hospedaje la Huacachina. Pude ver un perro típico peruano, con poco o nulo pelo y piel grisácea, como los gatos de Egipto. Visité el Museo Regional de Ica y me entrevisté con la directora Susana Arce, allí pude ver decenas de cráneos alargados y deformados, con tendencia a pensar de que fueran de extraterrestres; me dijeron que sí tienen piedras grabadas pero que la ciencia aún no las a confirmado y que forman parte de la cultura de Ica, que tras un terremoto se derrumbó una pared y están bajo escombros; me quedé con las ganas de verlas. En la Huacachina, en el hostal El Barco, el propietario Gino Grazioni va con 4x4 por el desierto y encuentra objetos insólitos como una piedra grabada que tenía en una estantería que jurando por sus dos hijos él mismo la encontró ya partida y pude comprarle con mucho cariño; un gliptolítico con un dinosaurio y la pieza muy tostada, aún conservo tal piedra. La ruta me llegaba al epicentro del enigma, de nuevo a Ocucaje, a casa de los Uchuya, viendo las mismas piedras de principios de 2005, queriendo decir que allí no llegaban ni turistas ni curiosos ni las podían vender, ya que sí había un gran Hotel que tras un terremoto desapareció. Me invitaban a llevármelas todas pero era obvio que era imposible, allí aún pude ver la piedra que tengo en mi comedor de más de 20kg. Pude traerme conmigo tres piedras grabadas de Ocucaje.
Fui al pueblo cercano a Ica, Cachiche, donde hay unas palmeras con formas enigmáticas y una escultura de una bruja llamada como el pueblo, allí recibes suerte y fortuna y quería visitar para cargarme de energía. De regreso a Ica y al Museo a fotografiar más y más centenares y miles de piedras grabadas y hablar entre helados y helados con la secretaria Emma. También pude conseguir una piedra más del Museo que es mí preferida ante todas las demás, el “bebé” o para otros el “extraterrestre”; la número uno de mis preferidas.
Investigué por Ica, tienda por tienda, sea de fotografía o joyería, si tenían alguna piedra, y sí, encontré algunas, muy pequeñitas y una enorme que no pude conseguir por su peso y valor y el viaje siguiente que la quería ya no estaba ¡lástima!, me dijeron que se extrajo al hacer la Panamericana Sur y excavaciones en la zona de Ocucaje.
Las visitas al Museo fueron muchas. Invité a montones de helados de fresa y lúcuma a Emma. Hasta pude sentarme en el sillón de la mesa del despacho de Don Javier Cabrera. Supe de la existencia de un cuarto secreto con más piedras que no pude ver porque sólo la llave la tenía una hija de Cabrera, Eugenia Cabrera.
En la Huacachina, casualmente, entre risas, en bar del hostal se me presentó por azar o destino un señor llamado casualmente Javier Cabrera, pues era hijo del mismo nombre Javier Cabrera y me invitó a ir a su casa para venderme piedras grabadas auténticas, pero no me gustó sus insinuaciones y con respeto no accedí a su invitación que me causó un morbo intrigante. Tras pocos años, supe que falleció.

Otra anécdota es que estuve muy abducido por ésta piedra del "bebé" y a las pocas semanas, vino a mi casa  una amiga que celebraba su cumpleaños  que no sabía nada del "bebé" y por asombro en vez de recibir regalos, los daba, a mi me tocó una piedra, traída de la zona de MachuPichu y la sorpresa fue evidente, otro bebé. (fotografía)
segunda piedra "bebé"


El 5to viaje, en 2006, lo organicé con mucho cariño ya que además venían conmigo dos amigas muy cercanas, Anna y Núria, y tuve que anular mi viaje, aunque ellas sí fueron. Lo anulé por problemas de salud que arrastraba como mi hernia lumbar degenerativa que fue a más y otro problema llamado Síndrome de Meniere que comporta una incapacidad e invalidez ante los instantáneos vértigos de hasta días, a sumarle la sordera derecha degenerativa y unos acúfenos (tunitus) insoportables que me acompañan día tras días en ésta vida. Mi persona no era la misma que siempre y tuve que suspender el viaje con mucha tristeza. En mi cumpleaños de 2007 los más cercanos me engañaron para darme una sorpresa, me regalaron el precio de un billete a Perú. Es que ese año 2006 lo pasé muy mal y empecé a adaptarme mínimamente aunque los problemas fueran ya de por vida. Cogí esperanza e ilusión y fue en diciembre de 2007 cuando fui de nuevo -ahora sí- por 5ta vez.
Comprenderéis que fui acompañado con mis problemas pero no narraré en plural, sino en singular. Fui a Caraz, como en un viaje anterior, un bonito lugar para pasar el fin de año, recuerdo un sueño donde se me ofreció una palabra que tras el día siguiente no recuerdo ¡lástima!. El día 1 de enero de 2008 estaba lleno de color, la gente vestida a lo andino con fiestas y mercados curiosos. Seguí ruta y paré en Huaraz, hasta zonas tan campesinas como insólitas. Ya tocaba Ica, y en 2007 hubo un gran terremoto donde murieron muchas personas con epicentro en Ica y Ocucaje, estas dos zonas han sido muy desastrosas desde entonces; es una zona muy sísmica. Hay lugares que recordaba in-situ que ya no estaban. En la Huacachina era la sede del campamento y lugar de relax aunque aún habían escombros del terremoto. Un mono, una gran tortuga en el hostal, buenos recuerdos. En Ica, la Catedral del Sr. De Luren, parcialmente destruida e inavilitada. En las tiendas ya no encontré ninguna piedra grabada, ni en Nazca, sólo eran de tipología nazqueñas (de las líneas de nazca como el mono, la araña, el colibrí, el astronauta... o sea souvenirs actuales; nada que ver con las piedras Cabrera como las de Ocucaje).



En el mismo Hospedaje El Barco pude adquirir una figura de madera policromada. La Plaza de Armas de Ica estaba reconstruyéndose para dar otra visión a Ica tras el fatídico terremoto. El el Museo varias piedras se rompieron, sillas y estanterías también rotas, muchas piedras ahora estarán en sacos, se tiene que reconstruir mucho, aunque el edificio aguantó. Eugenia Cabrera puso las mallas de hierro en las estanterías como precaución poco tiempo atrás del sismo como si fuera premonitorio; si no las hubiera puesto, hoy estaríamos hablando de más pérdidas de las piedras gliptolíticas. Lo anecdótico es que donde estaba la secretaria Emma quedó todo destruido y felizmente ella estaba en el hospital por un problema de salud, y ése problema la salvó, sino las mismas piedras grabadas la hubieron catapultado; en la fotografía podréis ver la silla, el despacho con piedras por el suelo, las estanterías vacías de piedras que cayeron al suelo y un arco iris en el cielo de día que horas antes del terremoto se observó...

Estube muchas horas, en diferentes días en el despacho del Museo con Emma y con muchos helados, con la hermana de Javier Cabrera: María Isabel Cabrera que ejerció de monja y que un entretenimiento es la pintura, también Eugenia Cabrera y otros conocidos y familiares lejanos.
Abraham Veciana, María Isabel Cabrera (hermana de Javier), Eugenia (hija de J. Cabrera) y la secretaria Emma.
Hasta un día, el jueves 24 de enero de 2008 cuando el periódico local de Ica, “la Voz de Ica”, publicó en portada “Piedras Cabrera son auténticas” basándose en análisis de España que las datan como mínimo de 10.000 años de antigüedad, tal día -por destino- conocí en el Museo Cabrera a la hija de Javier Cabrera: Eugenia Cabrera Claux, y que además estaba la televisión Italiana del programa Voyager que nos entrevistamos.
Aquí podréis ver los 5 documentales de la Voyager Italia (podéis teclearlos):
VOYAGER1 VOYAGER2 VOYAGER3 VOYAGER4 VOYAGER5




además de uno extra, clik a la imágen: 









 
 Pude obtener una enigmática figura de madera del mismo Museo Cabrera que sale en un libro alemán sobre el tema. Tras varias visitas y días con Eugenia Cabrera, me invitó a ver sin fotografiar la cámara secreta: repleta de figuras esculpidas o de barro relacionadas con las figuras de Acámbaro – México, éstas esculturas parecen que son la parte en tres dimensiones de las piedras que lo son en dos, por ejemplo habían decenas de operaciones, de dinosaurios, etc…, también habían dos grandes piedras con temáticas para discutir y ampliar, de la Santa Cena y de la Crucifixión de Cristo; no me dejó ni 5 segundos y cerró la puerta y no pude ver más el enigma de tal cámara; habían muchos sacos para abrir de los que traían de Ocucaje; las piedras “santas” serían cedidas si alguien las analizaba… espeluznante.



Tenía más sed y fui a Ocucaje a casa de Uchuya y por primera vez a la casa de Irma Gutiérrez Escobar de Aparcana y también a la de Pedro Huamán Porras, éstos tres personajes dieron las piedras al Museo en vida de Dr. Javier Cabrera. En casa de Uchuya nuevamente no vi momento de venta alguna, en casa de Pedro Huamán tenían una veintena pequeñas y una sólo grande, la cuál tengo que añadir aquí que también pasó como la piedra de más de 20kg que tengo en mi comedor, pues igualmente el anónimo de Pamplona de España las trajo y pude adquirirla con cambios de piedras, ¿casualidad, destino, azar?, sólo que increíble. (En la fotografía sale un nieto de Pedro Huamán Porras, Ocucaje, y la piedra en cuestión en la mayor).

En casa de Irma tenía poco más de una decena, le dije que en el día de mañana pasaría a buscar revistas, libros, dibujos o lo que fuera para demostrarme si era verdad que J. Cabrera le enviaba dibujos o revistas para que ellos lo plasmaran en piedra; pues el día siguiente llegué y le pagué por unos dibujos que sin decírmelo me los hizo pagar como auténticos de Cabrera pero era más obvio que la misma noche anterior los hizo ella o algún niño. Demostrándome que los Ocucajinos no saben dibujar y menos plasmalor en piedras de bajo y hasta de alto relieve.






Luego intenté que me hiciera una piedra grabada como el investigador Vicente de París (padrino de su boda de Irma Gutiérrez) le hizo hacer; Irma no pudo hacer tal labor, sólo puedo hacer una rayadura y poco más; Vicente intentó demostrar que las piedras negras de Ocucaje (así se llamaban anteriormente a la época de Cabrera) eran totalmente falsas y que obviamente las del Museo Cabrera por igual. Al contrario, estoy demostrando un análisis más profundo, con muchos más viajes a destiempos y prolongados para confirmarme a mi mismo si son auténticas o no. Y, hasta ahora, a mi, no me han demostrado que sean falsas. Teclar AQUI para ver la web de Vicente París. Adjunto la fotografía de Irma intentando hacer una piedra grabada que no pudo ni comenzar. En casa de Irma, pude conseguir la última piedras que tenía en su casa desde antaño, recuerda que hacía tiempo no llegaban turistas tras los terremotos tan violentos y asustadizos para los viajeros.
intento fallido por Irma de hacer una piedra de Ica, demonta en parte la investigación de Vicente Paris del intento de demostrar que todas, hasta las de Cabrera eran falsas.
Irma me enseñó una revista Española de 1994 donde ella misma estaba retratada falsificando Piedras grabadas. Recordé que la revista la tube en tal fecha comprada en un quisco pero no recordé nada de las Piedras de Ica. Irma exponía que las hacía como Basilio para no ir a prisión en 1975.


La investigación me llevó aún a la gran región de Ica, en Nazca, en una región pequeñita llamada Palpa; allí vivía Jesús Uchuya, hermano de Basilio. En los años 1975 cuando la policía fue a Ocucaje para saber qué pasaba con las piedras grabadas, Basilio dijo que las hizo él para no ir a prisión; Javier Cabrera se desentendió de Irma Gutiérrez por que ella también decía que todas las hacía ella de parte del Doctor Javier Cabrera; y, Jesús Uchuya emigró a Palpa con su mujer por temor a la autoridad (fallecidos hará pocos años a mi visita), ellos graban piedras más duras que las de “Cabrera” y además las graban con tipología nazqueña (de las lineas de nazca como el colibrí, la araña, el astronauta, etc.) y policromadas (coloreadas y con betún o barnizadas para que queden lustrosas), recuerdan las características de las piedras “Cabrera” y hacen algunas nada que ver con las originarias; éstas últimas sí podríamos llamarle réplicas de originales, pero las plasmas a partir del recuerdo, veréis que las lineas, el dibujo, el color, y hasta la piedra no son nada que ver con las características "gliptolíticas". Demostrando una vez más y por todas que sí que hacen piedras tipo "nazqueñas" pero nada que ver con incluso las que yo le pido que me hagan, no me han demostrado ninguno de ellos que me hagan piedras con dinosaurios o similares a las de Cabrera; la investigación de Vicente Paris y de gente que quiere menospreciar la importancia de las verdaderas Piedras de Ica, se confunden y supongo no habrán investigado igual o más que yo, y aún me queda más por investigar, pero yo puedo demostrar lo contrario a la gente que no cree.





De Ica a Lima, al Museo Aeronáutico en la Base Aerea las Palmas (que ya he mencionado con fotografías más arriba), que en 2011 cambió de ubicación y las piedras que exponían han desaparecido y no me dan contestación alguna. Las Piedras de éste museo son de carácter aeronáutico (aves prehistóricas o naves voladoras con gliptolíticos), tenían en su almacén una decena más y sólo dos en exposición. Y como no pude ver las del almacén me fui a hacer más ruta por el encantador Perú, hasta Máncora al norte, donde me quemé en una bonita playa y luego a conocer un poquito del país del norte Ecuador, en Guayaquil, hasta por casulidad vi al presidente; en una plaza céntrica estaba plagada de iguanas y las tratan como si fueran palomas, con su comida, en el hombro, por los árboles, por todas partes, muy curioso!.
Por colmo se puso en contacto un individuo muy especial, llamado "reymundo" y que decía venían de otra dimensión y lugar y que ellos hicieron las Piedras de Ica, para no explayarme aquí creé un blog dónde hice "copia y pega" de todos sus correos electrónicos y que cada uno crea lo que quiera.
MAILS DE REYMUNDO TECLAR AQUÍ

Mi 6to viaje y, esperemos que no último, en febrero y marzo de 2012. No estaba escrito el viaje y me regalaron el billete de avión un investigador de las Piedras que no pudo ir. Y no lo desprecié el regalo. Tras perder el avión por problemas de documentación de Estados Unidos ya que hacía escala en Atlanta, menos mal que al día siguiente pude volar y recuperar ése día perdido apretándome la agenda un poco más. En Lima corriendo a coger el bus Soyuz directo a Ica; por casualidad el taxista que me llevaba a la Huacachina conocía a la quien sería guía en Palpa (ya explicaré más abajo en éstas líneas). En el Museo Regional de Ica me entrevisté con la directora Susana Arce y el director del Ministerio de Cultura de Ica y ex alcalde Raúl Sotil Galindo, allí tras varios días pudieron sacarme todas las piedras grabadas del almacén por un buen manojo de dinero, unos 350 dólares, por derechos administrativos y por ley. Tales piedras, su historia breve es que las donaron unos coleccionistas que existían antes de Cabrera, eran dos hermanos con apellido Soldi, había otro coleccionista Agurto Calvo que sólo tiene su hijo una piedra, pues las fotografié una a una las que aún tiene un hijo de Carlos Soldi (éste apartado de los hermanos Soldi, con fotografías y vídeos y las del Museo Regional lo he narrado más arriba en ésta misma página).
El Museo Cabrera desde hacía poco más de un año quedó cerrado, en 2010 o principios de 2011. Yo dormía a escasos metros del Museo en la misma Plaza de Armas, lo vi miles de veces en todos esas semanas, pero la puerta no se abrió jamás. Desde la Asociación Javier Cabrera Darquea y dirección del hijo de Cabrera: Ernesto Augusto Cabrera Claux, una bellísima persona; una anécdota es que papá Javier le dió unos granos de pallar muy antiguos encontrados en tumbas que aún hoy día son cosechables, muy nutritivos y muy poco conocido.
Volví varios días a Ocucaje, a casa de Uchuya, tras las ayudas que envío no tan sólo a ellos, sino también a la familia de Irma Gutiérrez. Les ofrecí 2 ordenadores para dos nietos de Basilio Uchuya (con sus gigas extraíbles, su ratón, su maletín… para que estudien) a cambio me dieron dos grandes figuras grabadas de madera con iconografía gliptolítica y una piedra de alto relieve con motivos astronómicos.
Luís Alfredo Uchuya Palomino, hijo de Basilio Uchuya (Ocucaje). La familia Uchuya aún tiene el arte de encontrar las fantásticas piedras de ica.

De derecha a izquierda, una piedra de Gecho Uchuya encontrada por él (aparece un flautista), la piedra de Luís Uchuya (astronómica y del cosmos) y la pequeñita (un sol) que encontré en mi tour por el denso desierto hasta las playas de Ocucaje.

el 4x4 por dónde nos movimos por Ocucaje

Necesitan ayuda, no sólo la familia Uchuya, sino todo Ocucaje, tras los terremotos y además no tienen agua potable.

El cuadro de la Santa Cena que custodiaba el comedor se rompió tras el último terremoto. Fui a casa de Irma Gutiérrez, allí no tenían ninguna piedra ni nada, y les ayudé de otra manera que no hace falta escribirla aquí, hablamos con su marido, con su hijo, sus nietos… luego me fui a una casa cercana de un lejano familiar Uchuya, Gecho, y allí tenía muchas piedras para mandar al anónimo de España, pude adquirir varias pequeñas con motivos de animales; me aseguró tras grabaciones que él las sacaba grabadas del desierto y que me llevaba al lugar, pero se tenía que pasar un río con corriente y no pude ir, pero un amigo mío Español, la semana siguiente fue y vio lo que yo no pude y confirmó la existencia de yacimientos naturales de piedras grabadas.

Gecho Uchuya, Ocucaje. Pude traerme una bonita pieza encontrada por él y una quincena pequeñas de tipología animal.
Empezé otra ruta, fui a Palpa, previamente me puse en contacto con autoridades de Palpa y Nazca para investigar in-situ, no sobrevolando sino tocando a pié y mano, una línea no famosa, no de ésas “líneas de Nazca”, sino “líneas de Palpa”. Palpa es colindante a Nazca y no se sobrevuela jamás, todas son más antiguas que las de Nazca y más complejas y curiosas y hasta en internet no se encuentra documentación. En la zona está el Museo de María Reiche, la alemana que ayudó a conocer las Lineas de Nazca, ella tenía una piedra grabada con una ballena.


En el mirador de la Pampa de Nazca (es un lugar en la Panamericana Sur, en medio de la Pampa de Nazca, donde subiendo unas escaleras del "mirador" puedes ver dos lineas de Nazca, la de las manos y el árbol con sus raíces) fui a investigar y no encontré indicios de “Piedras Cabrera”, todas eran nazqueñas, y ninguna por casualidad de Palpa; las líneas de Palpa son más antiguas que las de Nazca y muy poco conodias ¡¡informaros!!, aquí os enseño una linea de Palpa brutal y las evidencias de las piedras "nazqueñas".
























LA ESTRELLA DE PALPA, en la Región de Ica. Entre Ica y Nazca está Palpa. Pude caminar por éstos cerros de la Pampa de Palpa y Nazca, con la ayuda de Luisa Rupire encargada del Ministerio de Cultura de Palpa y del Museo de Palpa. Contactar con ella para tours espectaculares, no sólo éste sino el árbol milenario del Huarango, los dibujos grabados en roca (petroglifos) y más lineas de Palpa.
Ya que estaba cerca me fui a ver un complejo fabuloso de pirámides en la misma Pampa de Nazca (como en la película de Indiana Jones), en la zona de Cahuacchi, sólo se a desenterrado un 1% de lo que sería, algo más grande que Egipto, sin dudarlo.

Cerca está la Yapana, una formación de estaquería de huarango antiquísima que hacen un observatorio celeste, y aún se pueden encontrar huesos en el suelo. A lo que íbamos, fui a Palpa para investigar “la estrella de Palpa”, es una estrella o formación geométrica más antigua que las de Nazca hecha de montones de piedras y no grabada como las de Nazca. Recorrí hasta descubrirla a pié con Luisa Rupire, encargada del Museo de Palpa, poco se puede explicar ya que estar allí es fascinante y teninendo fotos de satélite ayuda a la comprensión del complejo; horas y horas, pero las fotos hablan por sí solas. Al acabar un coche nos esperaba en la Panamericana, y fuimos a ver las figuras petroglífidas de la zona hasta ver el Huarango Milenario por casualidad sólo quedaba un fruto que es como un caramelo inca (muy dulce) y encontramos restos de cerámica antiguas.
Lo fascinante de éste viaje fue la escapada al adentrado desierto de Ocucaje con 4x4, el desierto ocupa una extensión de entre 250 km de ancho (de sierra a costa) y 150km de norte a sud, fuí con dos reporteros, un guía enamorado de su tierra y el xofer. Sólo deciros que el clima es infernal, y que el día siguiente no podía ponerme ropa por quemaduras muy fuertes. El desierto de tonos marrones, rojizos, negros, grises, verdes, con dunas enormes, con formas increíables, es el desierto más antiguo del mundo, el más paleontológico y con restos por todas partes de esqueletos y fósiles, y encontramos una piedra grabada dónde sale un sol.
Adjunto un vídeo de un Ocucajino, descargado y copiado a mi canal de YouTube ya que corresponde a la descripción de parte de Ocucaje, ya que hay MUCHO MÁS.


las maravilla del desierto de Ocucaje no se puede plasmar en pequeñas fotografías, las dunas de colores, los contrastes, es algo de cuadro y vivirlo y sentirlo.


Piedra de Ica, EL SOL, encontrada en el desierto de Ocucaje.

La ruta provocó que en días siguiente saliera un reportaje en el periódico local El Correo. Perú no sabe el tesoro que tiene en Ocucaje y otros territorios, yo me centro en el tema de Ocucaje y un día habrán grandes carreteras, grandes hoteles, grandes investigaciones y mucho turismo, sólo el tiempo dirá

(en construcción)

Al final éste artículo inacabado quiero seguir siempre con las Piedras de Ica, aunque se va a decantar en el continente perdido Mu o Lemuria en el océano Pacífico. Tal continente desapareció por catástrofes que originaron terremotos y grandes erupciones; tenemos aún hoy día restos de la catástrofe y me dirigiré en principio a Perú y sudamérica ya que allí aún los cuentos y las leyendas, como también las costumbres de lugares diminutos nos abren otra percepción de la realidad y del presente.
Los vestigios restos de toneladas de lava a distáncia de un volcán y entre la laba encontrarse restros de construcciones subterraneas nos confirman que antes habían túneles en el subsuelo y que obvio aún hay restos. Las construcciones parciales y las más antiguas del Perú no tienen nada que ver con los primeros incas de la región, incluso se hablandaban las piedras para la construcción; y normalmente las piedras eran de muchísimas toneladas que era imposible para los incas trasladarlas a grandes distancias entre las selvas y montañas y mucho menos por mar.
En todos los contienentes tenemos los vestigios y obvio que la ciencia no aportará razón aún, pero las evidencias son colosales y no son mínimas. Próximamente aportaré documentación audiovisual y gráfica.

Quien pueda aportar más datos, tanto actualizables como para ampliar, que se ponga en contacto, ya que es una información para toda la humanidad.

Saludos.

PON TU EMAIL y recibe INFO